Back

Qué debe contener tu Social Media Plan. Te contamos las claves para diseñar una estrategia de éxito

Tener presencia en redes sociales y generar comunidad es uno de los principales objetivos de las marcas en la actualidad, dentro de sus estrategias de Marketing Digital.

Estas plataformas nos permiten estar en contacto e interactuar de manera cercana con nuestro buyer persona, conocerlo mejor, saber sus inquietudes, y formar parte de su día a día. Es por ello que elaborar un plan de Social Media es fundamental dentro de nuestra estrategia digital.

Si quieres utilizar las redes sociales como herramienta para impulsar tu marca o negocio, quédate en este artículo porque vamos a contarte cómo preparar un plan de Social Media Marketing.

Objetivos de un plan de social media

Para lograr alcanzar la meta que nos proponemos, debemos establecer unos objetivos que nos permitirán analizar la evolución de nuestro trabajo y llevar a cabo los cambios necesarios para conseguirlos.

Estos objetivos deberán ser específicos, medibles, alcanzables, realistas y dentro un periodo de tiempo determinado, lo que conocemos como objetivos SMART. Es fundamental comprender el sector, sus puntos fuertes y débiles, y el punto de partida de nuestro negocio, para escoger unos objetivos acordes y coherentes con la marca. 

En nuestro día a día, de forma más habitual de la que podría parecer, nos encontramos con marcas que quieren un crecimiento acelerado de sus perfiles sociales, o convertirse en top 1 de su sector con un perfil recién creado. Por ello, es esencial tener claro quiénes somos y en qué situación nos encontramos, evitando decepciones prontas, ya que un buen perfil con una comunidad sólida requiere tiempo y cuidado.

No te preocupes si sientes que desarrollar estrategias en redes sociales suena como si te hablaran en otro idioma, vamos a compartir contigo los principales pasos y ejemplos de un plan Social Media. 

Importancia de un plan social media

Primero de todo, ¿Por qué un plan de Social Media? Porque nos va a ayudar a crear, organizar, planificar y monitorizar el contenido, ahorrando tiempo y siendo más eficientes en la tarea. Además, elaborar un plan a medio plazo va a dar coherencia al perfil, con unas líneas de contenido y una identidad visual establecida que nos permitirá conectar más rápido con nuestro target. 

Una estrategia o plan definido sacará el máximo partido al tiempo dedicado a las plataformas sociales. No se trata de crear un perfil y comenzar a publicar, sino de estudiar y analizar qué queremos lograr y cómo las redes sociales nos van a ayudar a conseguirlo.

Ahora sí, entramos en materia. ¿Cómo hacer un plan de Social Media Marketing? Te contamos los pasos.

Pasos para crear un plan de social media

A grandes rasgos, podemos definir 4 pasos indispensables que todo buen plan de Social Media debe tener. Análisis previo, desarrollo de la estrategia, ejecución, y medición de resultados. Te explicamos en qué consiste cada uno de ellos.

Análisis previo

Para crear un plan de contenidos Social Media adecuado debemos comenzar analizando nuestro negocio. Cuál es la razón de ser de la marca, cuál es su buyer persona, qué se ha hecho anteriormente, o bien qué hace bien y mal la competencia en caso de empezar de 0. Todo este estudio previo, tanto interno como externo, nos va a dar la información necesaria para poder empezar a trabajar en los contenidos y cómo plantearlos.

Un punto muy importante es determinar qué vamos a aportar como marca a los usuarios a través de estas plataformas, a nuestros seguidores o futuros seguidores, y tener una propuesta de valor clara que nos diferencie de la competencia. De esta manera, podremos comenzar a trabajar en las líneas de contenido y qué peso tendrán dentro del calendario. Decidiendo, por ejemplo, si priorizamos un contenido más informacional y educativo, motivacional, o centrado en la estética y la fotografía.

El análisis DAFO también nos será de gran utilidad para nuestro plan Social Media. De él podemos extraer las fortalezas de nuestra marca, las cuales podemos potenciar para que nos ayuden a destacar por encima de la competencia, y descubrir nuestras debilidades para poner mayores esfuerzos en ellas y mejorarlas poco a poco.

Para acabar, no puede faltar el análisis del perfil en redes sociales, en el caso de tenerlo. Ya sea desde las propias plataformas o desde herramientas externas, debemos fijar unas KPIs básicas para estudiar la evolución de las publicaciones y analizar qué contenidos y acciones nos están reportando mejores resultados. Las conclusiones que extraigamos de aquí nos darán un punto de partida firme del que comenzar.

Desarrollo de la estrategia

Tras el análisis del sector y de nuestra propia marca, ya tenemos la información necesaria para comenzar a desarrollar la estrategia con una base sólida. 

Es en este momento en el que debemos definir los objetivos concretos de redes sociales que queremos alcanzar, y plantear unos contenidos acordes a ellos.
Teniendo claros estos objetivos y el valor que queremos aportar como marca a nuestros seguidores, la creación de las líneas de contenido se nos hará mucho más fácil. Nuestra recomendación con ellas, es que cada 4-6 meses, según la frecuencia de publicación y su uso, se haga una revisión de las mismas. Esto nos ayudará a mantener la frescura del perfil, evitando “quemar” demasiado los contenidos y que acaben resultando repetitivos y aburridos para el seguidor.

De la mano de estas líneas creativas viene la definición de la identidad visual que plasmaremos en nuestro feed. Junto al equipo de diseño, vamos a establecer una serie de pautas visuales, siempre acordes al branding de la marca, que darán continuidad y armonía al perfil social, conectando las publicaciones entre ellas. Hablamos de mantener unos colores de marca, tipografía, elementos concretos, etc.

Otra parte de la que no debemos olvidarnos es la voz de marca, esencial para mantener su personalidad y lograr conectar con nuestro target. Debemos definir cómo nos expresamos, cuál será el uso de emojis o hashtags, a qué canales daremos prioridad. Cuanto más nos alineemos con el lenguaje de nuestro público objetivo, mejor será la comunicación con ellos.

Ejecución

Llega el momento de aplicar todo el trabajo que hemos desarrollado y entrar de lleno en las plataformas sociales. 

En esta fase vamos a completar el calendario de contenidos con las líneas que hemos definido, dejando preparado todo lo que necesitaremos a la hora de programar y publicar. Para llevar una correcta organización, recomendamos centralizar todo en este documento en el que incluiremos el estado de la publicación, el copy, las indicaciones para crear el diseño, los hashtags y cualquier comentario o indicación que debamos tener en cuenta a la hora de lanzar el post. Esta organización de los contenidos, nos va a facilitar el control sobre los mismos y nos ayuda a ver la frecuencia con la que publicamos determinadas líneas y a distribuirlas de la mejor manera. Una vez tengamos todo elaborado, pasaremos a programar o publicar al momento las publicaciones cumpliendo las fechas estipuladas.

No debemos olvidarnos de la monitorización de la cuenta, ya que un perfil en redes sociales no es solo para publicar, si no también para interactuar con los usuarios. La monitorización diaria de comentarios, etiquetas y mensajes privados nos permitirá ver qué publicaciones tienen un mayor éxito, aumentar el engagement del perfil y su visibilidad, y generar comunidad con nuestros seguidores gracias al feedback.

Medición de resultados

El último paso es fundamental para que nuestro plan de Social Media sea un éxito, la medición de resultados.

Es el momento de retomar las KPIs que escogimos al principio y ver cómo han evolucionado, para así poder saber si el perfil ha mejorado con el plan Social Media que hemos llevado a cabo. Para poder extraer unos datos fiables, debemos seleccionar un periodo de tiempo que no sea demasiado breve, ya que no podremos apreciar realmente la tendencia del perfil o de los contenidos. Además de estas métricas que inicialmente tomamos de referencia, podemos fijarnos en otros KPIs que ahora puedan interesarnos debido a los nuevos contenidos, como podría ser las views en caso de haber comenzado por primera vez con la publicación de Reels, por ejemplo. Con las conclusiones que extraigamos tras este análisis, detectaremos las carencias y los puntos fuertes de nuestro perfil, afinando la estrategia para mejorar nuestra visibilidad en redes sociales.

Un buen Social Media Plan es cíclico, por lo que estos pasos deben repetirse en el tiempo si queremos que el contenido se mantenga fresco, interesante, y sea de utilidad para nuestro target. Los seguidores y el éxito no llega solo, debemos trabajar cada día sobre nuestro perfil buscando un equilibrio entre la autenticidad y las nuevas tendencias en nuestro sector, esa es la clave para lograr el éxito en tu estrategia Social Media.

Pilar Muñoz
Pilar Muñoz