Skip links

Si tienes claro qué quieres conseguir en tu empresa pero no sabes muy bien por dónde empezar para hacer rentable tu estrategia y no fracasar en el intento, no te pierdas este post.Según el informe ‘2017-2018 CMO Spend Survey’ de la consultora Gartner, casi la mitad (47%) de los CMOs a nivel mundial todavía dependen de los métodos tradicionales de realizar presupuestos de marketing, es decir, transfieren el presupuesto del año anterior al siguiente período financiero, incrementándolo o reduciéndolo según diferentes decisiones de la empresa.Esta fórmula se ha quedado desfasada, teniendo en cuenta las necesidades de los departamentos de Marketing actuales para crear estrategias innovadoras en la nueva era Inbound. Vista estas nuevas necesidades, el mismo estudio de Gartner señala que dos tercios de los CMOs planean aumentar los fondos en sus iniciativas digitales, invirtiendo más en análisis, anuncios digitales, comercio electrónico y redes sociales.En este post te explicamos cómo calcular tu presupuesto de marketing sin desperdiciar ni un solo euro, y cómo poder generar los mejores resultados posibles.

Calcula tu presupuesto según las perspectivas de ingresos

Muchas empresas fijan sus presupuestos de marketing mediante la asignación de entre el 1% y el 10% de sus ingresos en relación con las ventas. Hay que tener muy claro, eso sí, en qué fase de la estrategia de marketing estamos y qué es lo que queremos conseguir con ella, es decir, el Retorno de la Inversión (ROI). Por ejemplo, las inversiones en branding requieren importantes recursos, pero es una inversión a medio-largo plazoSi, por otra parte, tu estrategia contempla la generación de leads mediante formularios, descargas de contenidos (como pueden ser un eBook, vídeos, etc…) y otro tipo de servicios de valor añadido, debes estudiar muy bien qué porcentaje de esos prospectos (leads) esperas convertir en clientes reales. 

Organiza a tus equipos

Es importante definir una estructura de equipo unida. Los departamentos de Marketing y Ventas deben trabajar alineados, con unos objetivos comunes. Es lo que se conoce como Smarketing.