Ahora que nos estamos acercando a estas fechas tan románticas, siempre nos vienen las prisas para ver que podemos regalar a nuestras parejas. Siempre nos vienen a la cabeza las mismas ideas, cenita romántica que luego queda en cenar en el mismo sitio de siempre, el cual esperas que no haya mucha gente y luego está lleno; flores, que aumentan su precio hasta en un 300%, los tan socorridos bombones o ropa, jugándonos el día de San Valentín muchísimo.

Reconozcámoslo, este tipo de fechas nos viene un poco mal a todos y a todas, pero para eso están las famosas “boxes” que pueden salvarnos y hacer que quedemos realmente bien.

Este fenómeno llamado por nosotros marketing experiencial es relativamente joven en España, llevan funcionando desde los 2000, aunque nada inexperto ya que nace en EEUU durante la década de los 90 y se ha exportado a multitud de países como el nuestro donde el modelo ha triunfado y ha aterrizado para quedarse, siendo cada vez más diverso y aprendiendo cada día de los usuarios.

El nicho de mercado de las cajas de experiencias atiende a una forma de marketing denominada blended marketing o marketing mezclado, término que viene de la famosa bebida favorita de James Bond, el blended Martini con vodka, mezclado no agitado. Y es que está es la fórmula del blended marketing, mezclar el off-line, comprando el producto físico en una tienda, con el online al utilizar y finalizar la compra y reserva de la experiencia en Internet.

Esta es una de las fórmulas que mejor están funcionando últimamente y que mejor se puede adoptar a nuestra situación de estrés actual.

Así que si aún sigues sin saber qué hacer el día 14 de febrero, desde Grupo Enfoca te recomendamos una de estas “boxes” para que podáis disfrutar ambos de un plan especial y nada rutinario.

¡Desde aquí os deseamos un feliz día de San Valentín!