Ocurre que cuando las empresas se plantean realizar alguna acción online, se echan atrás pensando que tienen que destinar muchos recursos y que les es imposible.

Pues no, en Internet se puede hacer de todo, se puede comenzar con lo mínimo, ir de menos a más. Desde luego, las empresas tienen que ofrecer una imagen digna y una mínima presencia y esto pasa por tener un site desarrollado por profesionales – entre estos no se contemplan sobrinos de fulanito que saben de ordenadores ni los amigos que han hecho un curso de HTML y flash de 4 semanas.

Una vez la empresa dispone de un sitio (web) al menos digno y correcto, ya puede empezar a realizar acciones online para comunicarse con su público.

Una de las acciones que recomiendo es el e-mail marketing pues es una acción de marketing directo muy propia en estos tiempos que corren por sus posibilidades de medición y su relación coste-efectividad.

Según el Estudio de Resultados de Email Marketing de Experian CheetahMail, el mercado español muestra una tasa de aperturas de emails comerciales del 24%, por encima de la media de mercados como el francés o el americano, cuyas tasas de apertura son ligeramente inferiores. Y una tasa de click -media de personas que interactúan con el mensaje recibido – por encima del 4%, superior al 3,5% del mercado francés. Estos dos indicadores – tasas de apertura y de click- son básicos pues nos ayudan a medir el éxito de una campaña de email marketing.

Por tanto, buenas noticias, los españoles somos abiertos a recibir e interactuar con este tipo de piezas publicitarias.

Pero claro, no es oro todo lo que reluce, de nuevo para llegar a estas tasas de apertura y reactividad, hace falta disponer de una base de datos de calidad y fiable, realizar una campaña creativa y técnicamente correcta, así como seguir una serie de recomendaciones profesionales, y ya sabemos quienes no entran dentro de esta categoría.

Podéis encontrar el estudio completo aquí

Agradecimientos a la publicación Puro Marketing.