¿Ya no fluye la comunicación en la empresa? ¿La rivalidad y competitividad entre compañeros de trabajo supera los límites de lo indebido?

Entre los trabajadores de una misma empresa debe de crearse un vínculo especial, despertarse tal sentimiento que no se sepa cómo explicar. La reacción habitual es que llegues motivado al trabajo y a modo de saludo no puedas aguantarte las ganas de hacer una ronda de saltos y choques de pecho con pecho con cada uno de tus compañeros; que antes de sentarte tengas la picardía de dejarle preparada una broma de muy mal gusto al compañero que siempre llega tarde; recibir al jefe haciéndole un pasillito entre toda la plantilla… Sí, estas son las cosas que connotan la unión y “buen rollito” en el trabajo. Pero claro, solucionar esto lleva su tiempo y metodología…

Por ello, nos preocupamos en Grupo Enfoca de facilitaros la faena y traeros “el método” para recuperar ese clima ideal. El concepto es bastante sencillo, si dejaste de usar el lápiz, amigo, la fastidiaste, así de claro, no eres realmente consciente de la gravedad de esta pérdida. pero estás a tiempo de volver a la lucidez.

¿En qué me puede favorecer la utilización de un lápiz a corto plazo?

  • Unión y creación de vínculos entre el equipo
  • Nos permite mejorar nuestra expresión y forma de comunicarnos
  • Informar y desahogarte
  • Desarrollo de la capacidad empática
  • Precisión y puntería

¿Y cuál es el procedimiento para conseguir todo esto?

  1. Proveerse de un utensilio para escribir o dibujar formado por un cilindro o prisma de madera con una barra de grafito en su interior, o sea, un lápiz.
  2. Plasmar con mucha fuerza lo que se te ocurra en una hoja
  3. Vamos, que te cargues la punta
  4. Proceder a hacerse con un sacapuntas
  5. Elevarse disimuladamente y dirigirse hacia la papelera…

Et voilà! ¡El resto ya está hecho sin si quiera pensarlo!

De pronto llega el momento en que todos comenzáis a aglomeraros y coincidir “casualmente” alrededor de la papelera a sacar punta, a revivir los momentos de hacer trastadas en aquella esquina de clase. Y es así, como todo comienza a fluir de otra manera… Allí no deja de acumularse gente, vínculos vienen, lazos personales van, conversaciones paralelas sin parar. Claramente, empieza a surgir la chispa que buscábamos al principio…

Advertencia: ¡Pero ojo! sin abusar, que igual no cuela que quieras pasarte todo el día molestándote por hacer fluir la comunicación en la papelera.

NOTA: En caso de no contar con las herramientas para los procedimientos número 1 y 4, si acudes a alguna papelería de parte de Grupo Enfoca, os aplicarán un descuento, o igual una cara de desconcierto seguido de una mofa por parte del dependiente.

La cuestión es que volvamos a recuperar aquella costumbre que se está perdiendo incluso en sus orígenes, escuelas y colegios. Todo sea por amenizar y hacer más deseable la jornada laboral. Que fluya el buen rollito… make sharper and make co-worker happy!