Después de reirnos con el anterior spot de Heineken, continúa la saga… no tiene desperdicio.