Con el auge de las nuevas tecnologías, la publicidad interactiva está más de moda que nunca. Frente a la publicidad convencional, se trata de una publicidad que hace partícipe al receptor, hace que sea el detonante que desencadene la publicidad. Se trata de crear experiencias, de ir un paso más allá y conseguir que el consumidor forme parte del anuncio o campaña, más allá de ser un mero observador.

Cuando se popularizó el uso de Internet, la publicidad convencional vio abiertas multitud de posibilidades. Se trataba de un canal que le permitía interactuar con su receptor en tiempo real, e incluso obtener feedback de forma muy sencilla. Algo que no era posible hacer con un spot de televisión, una gráfica de un periódico o una valla en medio de la carretera.

No se trata de hacer banners, sino de llegar a realizar un contacto con el consumidor, ofrecerle un consumo personalizado -podrá escoger el camino que prefiera- más allá de permanecer pasivo en el modelo de comunicación lineal que ofrece la publicidad convencional. Y aunque cuando hablamos de publicidad interactiva todavía nos cuesta pensar en más allá de la pantalla de nuestro ordenador, las empresas cada vez están apostando por nuevos soportes, aprovechando las nuevas tecnologías que van surgiendo.

Las pantallas interactivas y los móviles, por ejemplo, han revolucionado la publicidad, permitiendo a las marcas salir a la calle para realizar acciones muy originales que involucran al receptor y le hacen participar y convertirse en el protagonista de las campañas. Y para muestra, un botón:

Pepsi acaba de lanzar una máquina de vending interactiva, en la que el consumidor, además de comprar el producto, puede regalarle un refresco a un amigo vía mail.


 

Cadbury hizo las esperas del autobús más entretenidas a los usuarios, con este juego interactivo en una pantalla táctil colocada en la marquesina.

 

McDonald’s creó un juego interactivo en el que a través del móvil, las personas podían manejar el juego que se proyectaba en una pantalla gigante en medio de una plaza.


 

Adidas NEO lanzó hace unos días un escaparate interactivo, donde las personas podían interactuar con los maniquís e incluso comprar prendas con su smartphone.

 

Fuentes consultadas: Mosaic