Se habla de la web 2.0 y del poder de la gente (internautas) para promulgar ideas o derrocar líderes. Esto es perfecto, escuchemos a la gente – clientes o no  – qué dicen de nuestra marca, de nuestra empresa, de nuestros servicios o de lo que sea.

Pero no nos olvidemos de la valiosa opinión de los nuestros y en eso se basan los mercados de predicción, se definen como mercados electrónicos de pequeña escala, donde se pregunta a los empleados los datos de ventas de un PC, por ejemplo, y se recompensa el acierto. También se presentan en forma de encuestas por correo electrónico cuyos resultados se rastrean mediante planillas de cálculo y sirven para obtener promedios de las predicciones de todo el personal de una organización.

Muchos directivos, apoltronados en su torre de marfil, no preguntan a aquellos empleados que están en contacto con el cliente.  Y el potencial que tienen los mercados de predicción es muy elevado, además de una manera de unificar la información dispersa en una gran organización, en algunos casos, según James Surowiecki – autor de The Wisdom of Crowds – “el criterio colectivo de un grupo grande de personas suele brindar una imagen más clara del futuro que la que podría aportar un experto”.

¡¡Qué tomen nota las grandes!!

Podéis ampliar información en HSMGlobal.

Imagen de portada (CC) Breno Peck