A todos los empresarios nos preocupa cual es la rentabilidad de nuestra inversión, ya sea monetaria o de tiempo. La verdad es que en estos momentos donde el medio interactivo se ha convertido en uno de los medios más importantes (en Inglaterra obstenta el número 1 en el ranking de inversión) para lanzar una campaña publicitaria, es donde surgen esta serie de dudas.

¿Pero se corresponde dicha importancia con la retribución de las agencias que desarrollan campañas en Internet? La respuesta es clara. NO.

El desarrollo de una campaña online tiene una mayor complejidad que una tradicional, sin embargo la retribución es muchísimo menor, el componente tecnológico y el mayor número de perfiles que están involucrados harían pensar lo contrario, pero a día de hoy no es así.

¿Qué es lo que pasa?.


Pongamos el típico ejemplo, Campaña de banners VS gráfica en períodicos. El trabajo creativo es el mismo, la idea es identica en ambos, el tiempo de brainstorming creativo, las idas y venidas con el cliente, todo igual, pero en su desarrollo la gráfica necesita como mucho 2 perfiles, un director de arte y un copy, mientras que en la campaña de banners están involucrados diseñador, copy, maquetador, animador flash, y además alguien acostumbrado a tratar con medios online y las plataformas de formatos richmedia, así que el coste de la pieza se dispara, pero la retribución es mucho menor, ¿qué pasa?, ¿no se valora el trabajo?. Se podría pensar que es culpa de la efectividad pero sabemos que esta es a veces superior a la efectividad de una campaña en prensa o exterior. ¿Entonces?

La rapidez del medio, la innovación constante, nos obliga además a estar constantemente reinventandonos, desde la formación continua de los perfiles de trabajo, hasta los cambios en los flujos de trabajo y los procesos de la empresa. Todo está en continúo cambio. ¿No debería cambiar entonces los modelos?

Quizás debamos comenzar a pensar en otro tipo de retribuciones, basados en la rentabilidad y eficacia de las campañas, en la creació de valor en vez de en el coste de los servicios. Lo que está claro es que deberíamos encontrar una nueva fórmula de retribución, honesta, que de valor al cliente y justicia a la agencia, porque sino seguiremos siendo el patito feo de la publicidad y corremos el riesgo de no retener el talento que hay puesto en el mismo. ¿Pensáis lo mismo?