El auge de las nuevas tecnologías, en especial de las redes sociales y de los smartphones, han propìciado que los usuarios pasen cada vez más tiempo delante de la pantalla. En este panorama, el advergaming ha encontrado un hueco en la comunicación de las marcas, ya que permite generar engagement con el público a través de la interacción.

El advergaming, utilización de videojuegos en publicidad, es una tendencia en alza ya que ayuda a establecer una relación entre el usuario y la marca. Además, cuando jugamos, asimilamos conocimientos y generamos experiencias que nos acompañan en futuras situaciones relacionadas con la marca. Y es que jugar nos motiva, de hecho, desde que somos pequeños adoptamos el juego como un método de aprendizaje.

Vincular a la marca a algo lúdico como los videojuegos, le da una ventaja comparativa frente a otros tipos de publicidad, más intrusiva, como los anuncios de televisión. Es el propio usuario el que elige cuando jugar y además, la propia esencia del advergaming hace que el jugador establezca un contacto mucho mayor con la marca y el mensaje publicitario debido al tiempo que pasa jugando.

Los datos hablan por sí mismos. Se calcula que 250 millones de personas juegan a algún juego en Facebook al mes. Además, según un estudio del IAB, el 72% de los jóvenes juega a juegos sociales mensualmente en Reino Unido.

Todo esto explica que advergaming sea una de las principales tendencias que se desarrollarán en marketing móvil este 2013. Estamos seguros que serán muchas las marcas que escogerán los juegos como una forma de interactuar con su público y llegar a sus consumidores de una forma más eficaz.