Hace unos días salió a la luz la última versión del navegador de Microsoft, el Internet Explorer 8. Ya sabeis renovarse o morir, Microsoft ha tenido que mover pieza ya que los otros navegadores del mercado cada vez tienen más porcentaje de asiduos usuarios. Firefox sigue su imparable mejoría acaparando 28,97% y otros navegadores como Safari, Opera y el navegador de Google, Crome, van generando adeptos día tras día, con funcionalidades que nos hacen la experiencia de navegación más sencilla y placentera.

¿Pero si ya vamos por la versión 8, que hace la 6 por ahí?… misterios de Microsoft.

Según comentan desde MIcrosoft este nuevo navegador incluye algunas mejoras importantes que reducirán el número de clicks que debemos hacer al navegar, el programa aprende del usuario la manera de desembolverse por Internet y nos irá ofreciendo las tareas más habituales. También incluye un modo inPrivate que hará que no dejemos ninguna huella de los sitios que hayamos visitado…

Pero las dos grandes novedades de este producto son los slices y los aceleradores. Los slices son pequeños trozos de contenidos dinámico, que permitirá ver y recibir las actualizaciones de contenido dinámico (noticias, redes sociales, etc…) sin tener que cambiar de pantalla. Y los denominados aceleradores, que son pequeñas programas o funcionalidades de distintos sitios web, que hacen más fácil compartir contenidos.

Pero la gran duda que nos queda a los desarrolladores de sitios webs es, ¿que pasa con Internet Explorer 6?, ¿porqué no desaparece de la faz de internet?, un navegador completamente obsoleto, que salió hace ya más de 8 años y que siempre es un problema a la hora de diseñar, y programar, debido al gran número de hacks que necesita para que todo funcione normalmente.

Es una pena que windows con sus miles y miles de actualizaciones, no llegue a actualizar su propio navegador, todos los navegadores lo hacen automáticamente menos el… y la verdad es que quienes lo sufrimos, ¡no podemos más!.

Por eso la revista .net ha lanzado un web en la que promueven el fin de IE 6. Nosotros por supuesto nos unimos a la causa.

Aquí podéis ver el artículo completo y convenceros de la actualización al nuevo Internet Explorer 8, o aún mejor la utilización de Firefox 3.0 un navegador con letras mayusculas al que pocos peros se le pueden dar.

Lo dicho, ¡actualizarse o morir!.