Hace unos días salió la nueva campaña de publicidad del nuevo Guitar Hero World Tour, para quien no lo conozca, se trata de un videojuego donde podemos emular a nuestros guitarristas favoritos utilizando una guitarra de “juguete”, que se comunica con la consola y nos otorga una puntuación según la destreza que empleemos en seguir la distintas notas de la canción.

Pues bien, se realizaron varios spots de televisión para publicitar dicho juego, en uno de ellos, los afamados Kobe Bryant, Michael Phelps, Alex Rodriguez y Tony Hawk hacen su particular versión del famoso tema de Risky Business donde Tom Cruise se volvía loco cantando y volvía locas a las jovencitas de la época. Más tarde la guapísima Heidi Klum hace su particular versión.

Pero ahí no queda la cosa, el poder de internet y de los vídeos virales consigue rizar el rizo y acude a uno de sus más característicos reclamos, y nos presenta un vídeo de la misma Heidi Klum pero más ligerita de ropa, lo suficiente como para que en Estados Unidos prohiban su emisión y se genere el ruido suficiente como para que el vídeo de la guapa Heidi sea uno de los más visitados de Internet, actualmente ya cuenta con 1.600.000 visionados.

Y es que no hay nada como utilizar la maquinaria de Internet para con un simple vídeo tu producto sea famoso en todos los rincones de Internet y estemos hablando de el en estos momentos. Hace poco nos pasó algo parecido con el sensual y también prohibido vídeo de Eva Mendes para la nueva fragancia de Calvin Klein: Secret Obssesion. El funcionamiento es el mismo, se prohibe en Estados Unidos, genera el ruido en medios, y después en Internet (donde es difícil esconder algo, o quizás demasiado fácil mostrarlo) sea un todo un éxito. Y tachán! lo hemos conseguido hemos llegado a millones de personas, que han consumido tu marca o tu producto llevados por el morbo, el tabú, lo prohibido, etc… sí, todo eso que nos encanta descubrir. Lo dicho dos buenos ejemplos de publicidad viral en Internet, disfrutarlos…