Este caso real me ha impactado de verdad. Creo que nunca un botón ha tenido una importancia tan grande a la hora de incrementar el beneficio de una tienda online. El caso es digno de conocer.

En una famosa tienda online, una vez el usuario efectuaba sus compras y pulsaba en el botón de “realizar compra”, se le presentaba el siguiente formulario: 2 campos para introducir dirección de e.mail y contraseña, y dos botones para ir a la página de validación (login) o a la página de registro.

Hasta aquí a muchos nos puede parecer una típica página de compra. Podríamos pensar: “claro, he realizado mi compra y ahora debo pasar por caja. Si estoy registrado me valido y si no estoy registrado paso al proceso de registro.” Pues si os parece bien este pensamiento, seguid leyendo para conocer el gran error de planteamiento…

¿Es obligatorio registrar a clientes que desean comprar?
Realmente, ¿para que sirve un registro de usuarios en esta tienda?. Pues para que cuando alguien compra a menudo no tenga que completar una y otra vez sus datos personales, dirección de envío, etc. y agilizar y facilitar el proceso de compra. ¿Es imprescindible? No, no lo es. Es un añadido pero no es indispensable. El comprador podría introducir sus datos y ale, compra realizada.

Pues es ahí donde residía tan complejo problema de usabilidad. En la práctica, muchos usuarios no recordaban si en esa tienda ya estaban registrados e intentaban infructuosamente validarse introduciendo todos los e.mails y contraseñas que solían utilizar habitualmente para estos menesteres. Otros, se iban al formulario de registro, se registraban y, al volver, ya no recordaban su e.mail y contraseña… Se llegaron a dar casos en los que un mismo usuario se registraba cada vez con unos datos diferentes para cada compra que realizaba. En fin, la practica evidenció que algo no funcionaba del todo bien en el delicado proceso de compra.

La solución millonaria
Y, ¿cuál fue el botón de los 300.000.000$? Pues decidieron eliminar el botón de registro y en su lugar pusieron un botón llamado continuar con la siguiente leyenda: “No necesitas crearte una cuenta para comprar en este site. Simplemente pulsa en Continuar para acceder al pago. Para acelerar tus futuras compras, podrás crearte una cuenta durante el proceso de pago.

El resultado, las compras aumentaron un 45% y el beneficio aumentó en 300 Millones de dólares durante el primer año tras el cambio. ¡Ahí es nada! ¡Menuda lección de usabilidad!

Podéis ampliar información en User interface Engineering.

imagen de portada (CC) Storem