Hoy nos apetece hablar de contenido. El corazón de las publicaciones, las tripas de las páginas web, lo que nos hace subir o bajar en la inmensa escalera de Google.

No hace falta decir que una buena estrategia de contenidos y su continua actualización en el corto-medio plazo aseguran unos buenos resultados.

Hasta ahora bastaba con tener un blog más o menos actualizado, tener las redes sociales actualizadas y hacer pensar a los buscadores que la vida sigue, y que nuestra página web sale todos los días a relacionarse con sus amistades.

Pero ahora estamos ante una nueva coyuntura social, los nuevos consumidores ávidos de conocimiento y contenido buscan algo más. No les vale encontrarse con las mismas publicaciones día tras día y los posts monotemáticos. Y además hay que contar con otro factor, poco a poco nos convertimos en usuarios multipantalla, por lo que el contenido debería convertirse en multicontenido.

Ya no vemos solamente la tele, sino que tenemos nuestro Smartphone acompañándonos, nuestro portátil o tablet encima e incluso nuestro pc encendido, cerca. Estudios recientes demuestran que los smartphones se están convirtiendo en nuestra primera pantalla para el tiempo de ocio/consumo, superando ya a la televisión.

Ante esta nueva realidad, marcas, anunciantes y agencias debemos replantear nuestra estrategia. Las agencias de marketing online plantean ya la estrategia del multicontenido y del contenido 3.0, (vídeos, infografías, virales, etc.) entre sus ofertas para conseguir atraer a un mayor número de leads y mejorar el nivel de comunicación entre la marca y el usuario, para así adquirir un sentimiento de complicidad que mejore las ventas en un futuro a medio-largo plazo.

Es el momento de ser valientes con las estrategias de contenido y abarcar más allá del contenido propio de nuestra web y nuestro blog. Crear vídeos, hacer fotos de lo que nos rodea, video-blogs, crear contenido móvil, etc. En definitiva, ser multicontenido en este mundo cada vez más multipantalla.